Asociación de Salesianos Cooperadores (A.S.C.) ::

(Asociación pública de fieles)

  • Nacieron con el proyecto de Don Bosco a favor de los jóvenes pobres.
  • Desde finales de 1841, Don Bosco recurrió a la colaboración de muchas personas (sacerdotes y laicos). Pensó unirlos y asociarlos.
  • Al principio los concibió como “salesianos externos”, pero la negativa de la Santa sede le indujo a fundar una Asociación con Reglamento propio, aprobado el 9 de mayo  de 1876.

 

Quiénes son hoy

En 1986 se redactó el Reglamento de Vida Apostólica, aprobado por la Santa sede. Este Reglamento se renueva y es aprobado por la Santa Sede en el 2007, pasando a llamarse “Proyecto de Vida Apostólica”. En él se enuncia la identidad personal y asociativa de los Salesianos Cooperadores, que son descritos como:

-       personas humanamente maduras; cristianos convencidos que quieren testimoniar a Cristo en el mundo; miembros de la Iglesia que sienten el compromiso de participar en su misión; laicos capaces de animar cristianamente las realidades del mundo; apóstoles animados por la causa del Reino; verdaderos salesianos, llamados a compartir y llevar a todas partes la preocupación educativa; cristianos empeñados en santificarse viviendo el proyecto apostólico de Don Bosco.

 

Se trata de una identidad que subraya fuertemente tres dimensiones del ser Cooperador:

-       la vocación con carisma salesiano

-       la laicidad

-       la salesianidad

 

Qué apostolado realizan

“Los Salesianos Cooperadores realizan su apostolado, primordialmente, a través de las actividades diarias. Siguen a Jesucristo, Hombre perfecto, enviado por el Padre a servir a los hombres en el mundo. Para ello se comprometen a realizar el ideal evangélico del amor a Dios y al Prójimo, en las situaciones ordinarias de la vida” (PVA, 8).

 

Animados por el espíritu salesiano, prestan una atención prioritaria a los jóvenes, es especialmente a los más pobres y marginados; promueven y defienden el valor de la familia, practican la Doctrina Social de la Iglesia y apoyan la actividad misionera de la Iglesia.

 

Espacios privilegiados de compromiso

La salesianidad secular de los Salesianos Cooperadores los lleva a preferir espacios de compromiso, según las situaciones y las capacidades personales:

  • la familia, la escuela y los centros educativos, los centros juveniles, la parroquia y el oratorio, la comunicación social la política, los servicios sociales, el voluntariado, el mundo del trabajo, etc.

 

Cómo llegar a ser Salesiano Cooperador

“El compromiso de hacerse Salesianos Cooperadores supone una elección libre, gradual, motivada, madura bajo la acción del Espíritu Santo y acompañada por los responsables. El aspirante que desea entrar a formar parte de la Asociación, acepta un programa adecuado de preparación” PVA, 27).

 

Los Salesianos Cooperadores son los primeros responsables de la propia formación humana, cristiana, salesiana y profesional. Es una vocación que abarca toda la existencia.