Misión ::

Nuestro Colegio, denominado Colegio Salesiano San Juan Bosco pertenece a la entidad titular Sociedad de San Francisco de Sales (Congregación Salesiana), es un centro educativo católico, respetuoso con otras opciones religiosas, privado concertado en todas las etapas.

Tiene como misión:

Educar en la diversidad, desde la cercanía y el afecto, para formar honrados ciudadanos y buenos cristianos

Y para lograrlo:

- Promovemos la formación integral de los alumnos de acuerdo con una concepción cristiana de la persona, de la vida y del mundo.

- Formamos en el respeto de los derechos y libertades fundamentales y en el ejercicio de la tolerancia y de la libertad dentro de los principios democráticos de convivencia, desarrollando actitudes que favorezcan la participación responsable, activa, crítica y creativa en la vida social y cultural.

- Nos Insertamos en el contexto socio-cultural del barrio, ofreciendo un espacio de encuentro y acogida, para desarrollar actividades que favorezcan su educación religiosa, deportiva, social y cultural.


Con un proyecto educativo que opta por:

- Una escuela popular, libre y abierta a todas las clases sociales, dando preferencia a los más necesitados y anteponiendo el criterio de promoción de todos al de la selección de los mejores.

- Colocar al alumno en el centro del hecho educativo. Le acoge como es y le ayuda a crecer mediante múltiples propuestas educativas, no sólo en las horas lectivas, sino con otras actividades formativas al margen del horario escolar.

- Educar evangelizando y evangelizar educando, armonizando el desarrollo humano con el crecimiento cristiano.

Visión ::

 

Nuestra visión es conseguir en 6 años una escuela:

 

 

Valores ::

 


- Un ambiente de familia, mediante relaciones educativas personalizadas, con una atención particular a la diversidad de cada persona, y en donde se potencia la acogida y el diálogo.

- Aplicando el espíritu y el método pedagógico de Don Bosco, sistema preventivo, caracterizado por:

a) Un ambiente educativo positivo, alegre, creativo, de trabajo diario y de familiaridad entre educadores y alumnos.

b) La confianza en los jóvenes, la acogida incondicional de la persona, y el acompañamiento en la construcción de su proyecto de vida.

c) La presencia asistencia de los educadores, colaborando con los alumnos en el desarrollo de aquellas actitudes que les permitan superar riesgos y situaciones de conflicto, así como prevenir experiencias negativas y conductas inadecuadas.

d) La oferta respetuosa de una experiencia de fe que se caracteriza por el encuentro con Dios en la vida ordinaria, la celebración de la fe, los sacramentos y la devoción a Maria Auxiliadora.