El niño Jesús da las buenas noches a los alumnos de 3 años

Dij, 26/01/2017
Los pequeños han empezado a acercarse a la figura de Jesucristo sintiendo su protección al llevarse un peluche que lo representa a su casa para dormir junto a él una noche.
Laura Martí. Maestra de Educación Infantil.
Después de los magníficos días de Navidad repletos de ilusión y alegría en honor al Nacimiento del Niño Jesús, los alumnos más pequeños del colegio siguen acogiendo, arropando, queriendo, cantando y rezando cada noche al Señor la dulce y bonita oración “Jesusito de mi vida”, una oración con la que los niños a través del juego, comienzan a tener contacto con la religión.
El niño Jesús da las buenas noches a los alumnos de 3 añosEl niño Jesús da las buenas noches a los alumnos de 3 añosEl niño Jesús da las buenas noches a los alumnos de 3 añosEl niño Jesús da las buenas noches a los alumnos de 3 añosEl niño Jesús da las buenas noches a los alumnos de 3 años

Los pequeños sienten una gran ilusión al llevarse a su casa al pequeño Jesús de peluche. Cada día esperan con alegría que les toque dormir con su querido amigo del cielo. Sienten la necesidad de protegerlo, quererlo y amarlo como Él lo hizo por todos nosotros. Al día siguiente, cuando lo devuelven al colegio, son los protagonistas de contar su experiencia vivida y de ofrecer a Jesús al siguiente compañero que se lo llevará a casa.

Cada noche, los alumnos en su casa eligen aquello que le quieren contar o agradecer a Jesús y, antes de irse a dormir, le recitan la oración aprendida. Un maravilloso y cálido momento para compartir en familia.

Enseñar a rezar a los niños es tener la oportunidad de hablar con Jesús . En cada edad los alumnos se dirigien a Él con su vocabulario y su forma de hablar específica. Es por esto que siempre han existido oraciones especialmente adecuadas para niños de corta edad, que se van acercando a Jesús y a su Madre.

Oración al Niño Jesús

Jesusito de mi vida,

tú eres niño como yo,

por eso te quiero tanto,

y te doy mi corazón,

tómalo, tómalo,

tuyo es mío no.

Que la luz de Jesús ilumine los corazones de todos los niños del mundo cada noche.